Los 17 mejores dramas - Cine de los 90 para ver en familia (y VIII)



mejores-dramas-anos-90


Llegamos al final de este recorrido por las 100 películas de los noventa para compartir en familia que hemos rescatado a lo largo de los últimos artículos con una selección de 17 mejores dramas de los años 90 que te encantará recuperar en compañía de tus hijos/as.

He intentado que en la lista haya un poco de todo, desde dramas orientados claramente a los más pequeños (porque no solo de comedias musicales vive el infante) como El jardín secreto hasta películas destinadas al público adulto que tus hijos, si ya son algo mayores (de diez años para arriba) pueden disfrutar en tu compañía, como Forrest Gump o Titanic, pasando por películas de esas que suelen denominarse "familiares" y que, sin ser estrictamente infantiles, pueden verse a casi cualquier edad, como Mi chica o Billy Elliot.

Acompaño, como siempre, cada ficha con una mención a la calificación por edades otorgada por la MPAA (que suele ser muy mojigata para estas cosas, por lo que sus valoraciones deben considerarse con mucha cautela y, en cualquier caso, como simples orientaciones) y un recordatorio de las escenas más peliagudas que te puedes encontrar en cada película, para que decidas si ya es el momento adecuado para tus hijos/as o si necesitas esperar un poco más.

Sin más preámbulos, pasamos a recordar esta selección de 17 de los mejores dramas del cine popular de los años noventa.

mejores-dramas-anos-90

84. La tormenta perfecta

The Perfect Storm, Wolfgang Petersen, EEUU, 2000.

Edad: PG-13

Wolfgang Petersen hace tiempo que demostró que es capaz de rodar con solidez casi cualquier material que le pongan entre las manos, y aquí vuelve a hacerlo con un drama de acción basado en hechos reales: el Andrea Gail, un barco pesquero como otro cualquiera, se adentra en aguas desconocidas más allá de lo sería sensato y acaba dándose de bruces con una tormenta de proporciones bíblicas.

No es habitual encontrarse con una superproducción en la que (atención: spoiler) acaba muriendo hasta el apuntador, pero en La tormenta perfecta eso es exactamente lo que ocurre. La película también constituye, al mismo tiempo, un homenaje a la gente que se juega el pellejo cada día en el mar y un espectáculo visual mainstream de primer nivel. Las escenas de la tormenta pueden asustar a los niños más impresionables, y también hay bastante sangre relacionada con un tiburón. Si tus hijos ya están algo curtidos, en cambio, pasarán la mitad del metraje comiéndose las uñas y les hará mirar con otros ojos la pescadería del supermercado.

mejores-dramas-anos-9085. Algunos hombres buenos

A Few Good Men, Rob Reiner, EEUU, 1992.

Edad: R

En 1992, Rob Reiner, el director de clasicazos de los ochenta como Cuando Harry entontró a Sally, Cuenta conmigo o La princesa prometida, se desmarcó con este anacrónico drama judicial que llenó contra todo pronóstico las salas de medio mundo. Un abogado de la Marina que se parece un montón a Tom Cruise recibe el encargo de defender a dos marines acusados del asesinato de un compañero. Lo que parece un caso sencillo se complica cuando entra en juego el superior de los acusados, que es ni más ni menos que el Comandante en Jefe de la Base de Guantánamo y que además tiene la misma expresión enloquecida del mejor Jack Nicholson.


Algunos hombres buenos no solo es una excelente película de juicios con la que introducir a tus hijos, si ya tienen la madurez suficiente, en este interesantísimo subgénero (de aquí a Justicia para todos o Doce hombres sin piedad solo hay un paso), sino también una reflexión muy pertinente sobre los límites del estado de derecho que, me temo, sigue siendo tan vigente hoy como hace veinte años. Contiene bastante lenguaje soez (aunque nada que tus hijos no escuchen cada día en la calle o en el cole), habla de unos hechos notablemente crueles y puede aburrir a los más pequeños, pero desconozco la razón por la que se calificó como R (restricted) en Estados Unidos. En España se quedó en un más razonable No recomendada para menores de 13 años.

mejores-dramas-anos-9086. Billy Elliot (Quiero bailar)

Billy Elliot, Stephen Daldry, Reino Unido, 2000.

Edad: R

Seguro que recuerdas con una sonrisa la historia de aquel chaval que cambiaba los guantes de boxeo por las zapatillas de ballet en un entorno, digamos, poco apropiado para sus veleidades artísticas: el de la miseria de un barrio obrero inglés sumido en la crisis industrial de los años ochenta. El padre y el hermano mayor de Billy no solo son dos de los cabecillas de la huelga minera, sino además dos tiarrones de los de aplastar latas de cerveza con la frente y resolver los problemas a mamporros, y aceptar que el pequeño de la familia quiere ser bailarín les resulta un pelín difícil.

Mitad comedia costumbrista, mitad drama social, Billy Elliot es el colofón perfecto a una década prodigiosa del cine social británico, esa que empezó con Riff-Raff y continuó con películas como La canción de Carla, Mi nombre es Joe o The Full Monty. Pero, además, es la historia de la superación personal de un chaval de once años en la que, inevitablemente, se verán reflejados tus hijos porque, quien más, quien menos, todo el mundo tiene sus anhelos secretos.

La calificación R (restricted) en Estados Unidos obedece exclusivamente al lenguaje crudo que utilizan algunos personajes, y da una pista de lo puritano y contradictorio que resulta la MPAA: una película repleta de violencia explícita puede ser un PG-13, pero otra en la que se utiliza veinte veces la palabra "joder" se convierte en una R. También hay varias escenas violentas entre los manifestantes y la policía, y entre el padre y el hijo mayor. Nada excesivo, pero avisado quedas.

mejores-dramas-anos-9087. El cartero (y Pablo Neruda)

Il Postino, Michael Radford, Italia, 1994.

Edad: PG

Mario es un humilde cartero encargado de entregar el correo diariamente al insigne poeta Pablo Neruda, exiliado en un pueblecito italiano por razones políticas. Mario, que se ha enamorado de la tabernera del pueblo, aprovecha la cercanía del poeta para pedirle consejos amorosos, y poco a poco surge entre los dos una tan improbable como sincera amistad.

Con este original punto de partida, y basándose en la novela original de Antonio Skármeta (convenientemente ambientada en otro lugar), se estrenó en 1994 una de las películas más emotivas de toda la historia del cine italiano. Empeño personal de su protagonista, Massimo Troisi, se da la circunstancia adicional de que el actor se encontraba muy enfermo durante el rodaje y falleció antes del estreno de la película, lo que le confiere una segunda lectura aún más conmovedora.

Una ocasión excepcional para acercar a tus hijos a la poesía del chileno o, simplemente, para disfrutar de una película diferente, calmada y emotiva. Hay quien le criticó el giro político que toma al final. Puede ser discutible, pero también una buena excusa para hablar con tus hijos acerca de los movimientos revolucionarios del siglo XX a los que Neruda no fue en absoluto ajeno, y de las consiguientes reacciones contrarrevolucionarias.

mejores-dramas-anos-9088. Forrest Gump

Forrest Gump, Robert Zemeckis, EEUU, 1994.

Edad: PG-13

"Me llamo Forrest. Forrest Gump". Apuesto un millón de maravedíes a que has leído esa frase imitando a Tom Hanks. Y es que Forrest Gump es otra de esas películas que, más allá de los gustos personales, trasciende sus propios límites para convertirse en icono de una época.

La película narra la historia reciente de los Estados Unidos a través de los ojos de Forrest Gump, un niño grande (justificado por un ligero retraso mental) que, al crecer, y al contrario de lo que le sucede a los que le rodean, nunca pierde la inocencia. Una historia que no rehuye la sensiblería pero que sabe ponerse dura cuando la situación lo requiere, y que pasa de la comedia al drama con pasmosa facilidad. Aunque a veces peque de patriotera, puede constituir una ocasión excelente para introducir a tus hijos en la historia de la segunda mitad siglo XX.

En cuanto a escenas escabrosas, hay un poco de todo: referencias sexuales, violencia bélica (porque Forrest Gump, por supuesto, combatió en Vietnam) y abuso de sustancias de todos los colores, aunque gran parte de ello no se muestra de forma explícita. Aún así, no es seguramente la película más apropiada para los menores de diez o doce años.

mejores-dramas-anos-9089. Ghost. Más allá del amor

Ghost, Jerry Zucker, EEUU, 1990.

Edad: PG-13

1990 fue el año en el que Ghost y Pretty Woman se disputaron la taquilla mundial y sobrevivimos al subidón de azúcar. Por cierto, que aquella particular disputa la ganó Ghost por los pelos, porque recaudó 505 millones de dólares en todo el mundo frente a los 463 de su competidora.

Relata la historia de una joven pareja interpretada por Demi Moore y Patrick Swayze (sí, he dicho "joven pareja"; es que han pasado casi treinta años) que sufren una tragedia inesperada: Patrick muere asesinado por un ladronzuelo callejero. A partir de entonces, en forma de fantasma, el bueno de Patrick se dedica a proteger a Demi de un peligro que ninguno de los dos había sospechado, para lo cual cuentan con al ayuda de una alocada medium interpretada por Woopy Goldberg, en un personaje que, para muchos, es lo mejor de la función.

Ghost fue en su momento vapuleada sin compasión por la crítica de la época. Pero, ¿adivinas qué? ¡Exacto! Hoy está siendo reivindicada como un pequeño clásico noventero. Porque Ghost es cine de evasión en estado puro, tan poco ambicioso como altamente eficaz, con un poco de intriga, un poco de comedia, un como de tragedia, todo ello enlatado con una buena capa de almíbar por encima y empaquetado con un lacito rosa. ¿Quién se puede resistir a algo así de vez en cuando?

Para verla con niños, debes tener en cuenta que hay una cierta dosis de violencia (el protagonista muere a los pocos minutos, sin ir más lejos), varias referencias sexuales que nunca pasan a mayores y algo de lenguaje malsonante. También algún pasaje levemente inquietante, como cuando el protagonista descubre su condición de fantasma o las siniestras sombras que arrastran a los malvados al ¿infierno?

mejores-dramas-anos-9090. La lengua de las mariposas

La lengua de las mariposas, José Luis Cuerda, España, 1999.

Edad: R

He aquí uno de esos fenómenos extraños que suceden en las políticas de calificación por edades: aunque La lengua de las mariposas fue Tolerada para todos los públicos en España, se calificó como Restricted (o sea, que se recomienda que los menores de 17 años la vean acompañados de un adulto) en Estados Unidos. ¿Las razones? Una brevísima escena de sexo donde se ve un pecho femenino, un perro que muere y un final muy triste. Juzga tú mismo/a.

La película nos cuenta por enésima cómo es el turbio mundo de los adultos visto desde los ojos de un niño. Lo que tiene de especial La lengua de las mariposas viene del otro lado del espectro demográfico: se trata de don Gregorio, interpretado por un inmenso Fernando Fernán Gómez, un viejo y discreto maestro de pueblo que se las ingenia para espabilar la curiosidad adormilada de un grupo de niños en la mojigata España de 1936.

Cuando se pone intensa, La lengua de las mariposas alcanza una capacidad de conmover al personal realmente notable. Para tus hijos puede ser una forma de aproximarse a un periodo de la historia de España que, mal que les pese a muchos, nos va quedando muy, muy lejos. Por fortuna.

mejores-dramas-anos-9091. La vida es bella

La vita è bella, Roberto Benigni, Italia, 1997.

Edad: PG-13

Como dijo un crítico en la época, La vida es bella es una película que se atreve a reírse de lo inimaginable. Porque, vamos a ver, ¿a quién se le ocurriría hacer una comedia en un campo de concentración nazi?

A Roberto Benigni, por supuesto. Y, visto lo visto, la apuesta le salió bien. La cosa es, más o menos, esta: Guido, Dora y el pequeño Giosué son pobres pero felices regentando su librería en un pueblo italiano durante el periodo previo a la Segunda Guerra Mundial. Y cuando Guido y su hijo son internados en un campo de concentración alemán, el padre se las ingenia para ocultarle la dura realidad al pequeño, haciendo uso de una verborrea y una imaginación incontenibles.

El resultado: una de esas películas capaces de hacer reír y llorar al espectador simultáneamente, fenómeno extrañísimo de los que solo se conocen unos cuantos casos en la historia. Indignó mucho a algunos estudiosos del Holocausto, que la tacharon de irrespetuosa, pero no nos engañemos: La vida es bella no trata sobre el Holocausto, sino sobre el triunfo del espíritu humano por encima de cualquier adversidad.

mejores-dramas-anos-9092. Mi chica

My Girl, Howard Zieff, EEUU, 1991.

Edad: PG

Si existiera el subgénero "comedia dramática infantil", sin duda Mi chica estaría en todas las listas de las películas más populares de todos los tiempos pertenecientes a él. La trama es mínima: un par de niños (Anna Chumsky y Macaulay Culkin en los papeles de sus vidas), un verano, amoríos infantiles, flores, pajaritos que cantan y nubes que se levantan...

Mi chica se podía haber convertido en un spot publicitario sobre el American Way of Life, versión prepúber, pero no se conformó con eso, sino que, conforme avanza el metraje, asistimos a un asombroso retrato psicológico de la protagonista y a un progresivo oscurecimiento del ambiente que culmina con un final tan triste que nadie que haya visto esta película en la infancia habrá conseguido olvidarlo.

A los adultos pueden molestarles las obvias manipulaciones emocionales o la previsibilidad de la historia, pero para los niños será una experiencia a la vez gozosa y desoladora, un pertinente canto a la vida a través de la muerte expuesto con palabras y sentimientos que ellos podrán entender mucho mejor que nosotros. Ah, si tu hijo/a tiene miedo a las abejas, avispas y otros hymenópteros, será mejor que no se acerque por ahora a esta película.


mejores-dramas-anos-9093. Titanic

Titanic, James Cameron, EEUU, 1997.

Edad: PG-13

James Cameron estuvo a punto de arruinar su carrera por enésima vez en 1997 (lo que hubiera alegrado a más de uno). Lo que logró, en cambio, fue el mayor éxito de taquilla de la década y, de paso, la revolución digital definitiva de la industria de los efectos especiales generados por ordenador. Titanic es una de las películas icónicas de la década y, todavía hoy, sigue despertando odios y pasiones en todos los rincones del mundo.

La historia, supongo, la conoces: chico pobre conoce a chica rica y, contra todo pronóstico, se complementan tan bien que se enamoran. Cuando todo parece ir sobre ruedas, va el barco y se estrella contra un iceberg. Así, Titanic contiene dos películas en una: el romance de la primera mitad, tan esquemático como eficaz, y el hundimiendo de la segunda, un prodigio de narración cinematográfica.

El paso del tiempo no ha afectado en absoluto a la película: su diseño de producción sigue luciendo impecable y su fidelidad histórica resulta casi obsesiva (con las lógicas licencias artísticas). Titanic constituye no solo la más grande película de catástrofes jamás rodada, sino que es el retrato, claro y diáfano, del mundo de principios del siglo XX (que no es tan distinto del actual) encerrado en el microcosmos del barco más famoso de la historia.

En Titanic hay algunas peleas, algo de lenguaje malsonante, una agresión breve pero violenta a una mujer y, por supuesto, la mítica escena del retrato donde se ven unos pechos femeninos. Pero quizá lo más turbador y lo que la haga inapropiada para los más pequeños de la casa son las dramáticas escenas finales, en particular la de los cadáveres congelados flotando en el agua. Sabes de lo que hablo, ¿verdad? Porque, más allá de la opinión que le merezca a cada uno esta película, algunas de sus escenas se quedan grabadas en la memoria para siempre. Y eso debe significar algo, ¿no crees?


mejores-dramas-anos-9094. Un mundo perfecto

A Perfect World, Clint Eastwood, EEUU, 1993.

Edad: PG-13

En los noventa, Clint Eastwood demostró (por si a alguien le quedaba alguna duda) que se había convertido en uno de los más grandes directores de la historia del cine encadenando una serie de películas prodigiosas como Sin perdón, Cazador blanco, corazón negro o Los puentes de Madison, a la que habría que sumar Un mundo perfecto.

Narra la historia de dos presos peligrosos fugados de la cárcel en busca de su particular redención que, en su huida, toman como rehén a un niño. Lo que empieza como una pesadilla para el pequeño se termina convirtiendo en una inesperada relación paternofilial con uno de los delincuentes, mientras la policía les pisa sin cesar los talones. Al final, la tragedia que intuíamos inevitable se hace realidad en una escena estremecedora.

Un mundo perfecto es tan buena como las mejores películas de Eastwood, lo cual es mucho decir: dura, elegante, rodada sin estridencias, perfecta para introducir a tus hijos, si ya son algo mayorcitos, en el cine de esta leyenda viva. Eso sí, absténganse los más pequeños de la casa: se aburrirán soberanamente y el final puede resultar para ellos de lo más perturbador.


mejores-dramas-anos-9095. Una historia verdadera

The Straight Story, David Lynch, EEUU, 1999.

Edad: G

Esta es una película diferente y no apta para todos los paladares. El marciano David Lynch se desmarcó en 1999 con una película atípica no solo en relación al resto de su filmografía, sino a todo el cine americano que se estaba haciendo entonces o que se haría en las décadas siguientes. ¡Y, encima, en una producción Disney! Un marciano, ya te digo.

Pausada, directa, de una sencillez apabullante y, sin embargo, hipnótica, Una historia verdadera narra el viaje que emprende un anciano (colosal Richard Farnsworth, en el que sería su último papel) a lo largo de Estados Unidos a lomos de una máquina cortacésped. Así, como lo oyes. Y lo más increíble es que la película está basada en una historia real: el verdadero Alvin Straight existió, y si no sabes por qué recorrió 500 kilómetros montado en una cortacésped, tendrás que ver la película (porque estoy seguro de que, si ya la has visto, no habrás podido olvidarlo).

Obra maestra para algunos, pestiño insoportable para otros, Una historia verdadera es una reflexión sobre la familia, la comunidad y la muerte que gustará a los espectadores hartos de tanto ruido y tanta furia, tengan la edad que tengan.


mejores-dramas-anos-9096. En busca de Bobby Fisher

Searching for Bobby Fisher, Steven Zaillian, EEUU, 1993.

Edad: PG

El ajedrez no ha tenido, salvo célebres casos puntuales, demasiado protagonismo en el cine, quizá porque es una actividad poco proclive al movimiento perpetuo que asociamos a las películas. Esta cinta de 1993 relata los primeros años como ajedrecista de Joshua Waitzkin (es decir, está basada en una historia real), y es una de esas afortunadas excepciones.

La película no solo encantará a los aficionados al ajedrez, sino que engancha al espectador medio gracias a un ritmo sorprendente y a plantear un dilema que todos, a un lado y al otro de la paternidad (o maternidad) compartimos: ¿deberían los niños con algún talento determinado dedicarse a desarrollarlo a pesar de que eso signifique descuidar otros aspectos de su niñez? ¿Cuál es la mejor manera de alimentar las pasiones de los niños? ¿Debemos presionar a nuestros hijos para que den lo mejor de sí mismos y no se conviertan en carne de cañón en una sociedad tan competitiva? Y así sucesivamente.

Dirigió con notable aplomo un novato, Steven Zaillian (guionista de La lista de Schindler). Delante de las cámaras, nos encontramos con un reparto de solventes actores secundarios y un protagonista infantil sorprendentemente sólido que no tuvo una carrera posterior.


mejores-dramas-anos-9097. La princesita

A Little Princess, Alfonso Cuarón, EEUU, 1995.

Edad: G

¿Sabías que esta película infantil de 1995 la dirigió Alfonso Cuarón? Sí, sí, el mismo que ha pasado a la historia del cine gracias a Hijos de los hombres, Gravity o Roma. Y solo tiene 57 años. Madre mía, lo que le queda por filmar...

La princesita cuenta la historia de Sara, una niña muy unida a su padre que, debido al estallido de la Primera Guerra Mundial, debe alojarse en un internado. Su existencia, feliz hasta el momento, se estrella con la gris realidad al conocer la envidia, la maldad, los prejuicios raciales y de clase... Pero Sara posee el arma definitiva para enfrentarse a lo que le echen: su imaginación.

Así, La princesita se convierte en una emotiva celebración de la infancia, en una invitación a redescubrir el niño que llevamos dentro. Encantará a los niños, pero también a sus padres. Advertencia: si en casa sois de lágrima fácil, tened a mano un paquete de kleenex porque esta es de esas películas que consiguen la notable proeza de hacer llorar y reír al mismo tiempo al espectador.



mejores-dramas-anos-9098. El jardín secreto

The Secret Garden, Agnieszka Holland, Reino Unido, 1993.

Edad: G

El jardín secreto es una de esas películas noventeras que ha caído en un injusto olvido del que convendría rescatarla. Dirigida por la polaca Agnieszka Holland, narra la mágica amistad entre Mary, una huérfana que debe trasladarse a vivir a la mansión de un típico tío adinerado y gruñón, y dos niños muy peculiares.

Escrita por Caroline Thompson (Eduardo Manostijeras) y con una Maggie Smith inmensa en el papel de la temible ama de llaves, se trata de una película principalmente infantil pero que interesará (e incluso conmoverá) a los adultos sin dificultad. Eso sí, no te esperes un ritmo trepidante ni comerte las uñas de la tensión. Para eso, por supuesto, existen otros géneros.

El jardín secreto es una película pequeña, que se ve y se saborea con parsimonia, y que deja un gran sabor de boca. Una de esas películas que te levantan el ánimo. Muy recomendable para toda la familia.


mejores-dramas-anos-9099. Eduardo Manostijeras

Edward Scissorhands, Tim Burgon, EEUU, 1990.

Edad: PG-13

La cuarta película de Tim Burton fue la que lo encumbró para siempre como uno de los iconos del cine popular moderno (y eso que luego vendrían enormidades como Ed Wood o Big Fish). Como dijo un crítico de la época, Eduardo Manostijeras no es perfecta, sino algo mucho mejor: es pura magia.

Edward es una criatura creada por un inventor en esa mansión tétrica que hay en lo alto de la colina. Ya sabes. El inventor le dio todo lo que un padre puede dar: unas piernas para moverse, un cerebro para pensar, un corazón para sentir... Lamentablemente, el viejo inventor murió justo antes de completar su trabajo, y dejó al pobre Edward con unas enormes tijeras en lugar de manos.

Y cuando Edward baja al barrio residencial que hay al pie de la colina... Bueno, entonces comprendemos cuál es el verdadero significado de la palabra "inadaptado".


Eduardo Manostijeras
es, en definitiva, una película única, divertida, conmovedora e irrepetible. Advertencia: hay algunas escenas un pelín violentas al final que la pueden hacer inapropiadas para los más pequeños, y un intento de abuso sexual en mitad del metraje, no demasiado escabroso, pero que debes tener en cuenta.


mejores-dramas-anos-90100. Barrio

Barrio, Fernando León de Aranoa, España, 1998.

Edad: 13

Esta película no pasó por ningún comité de la MPAA, pero en España se calificó como Recomendada para mayores de 13 años por su lenguaje y por algunas situaciones algo escabrosas. En Francia, sin embargo, se consideró Para todos los públicos, así que tampoco es para tanto.

Barrio se centra en la amistad de tres chavales en uno de esos suburbios obreros de la periferia de las grandes ciudades donde no llegan los turistas, los rascacielos molones ni el dinero. A través de una historia liviana, a veces casi más propia de un documental que de una película dramática, conoceremos el modo de vida de estos personajes tan poco glamourosos y, a la vez, tan vivos que parecen reales.

Los tres jóvenes actores protagonistas resultan tan auténticos en sus papeles que a veces parece que no estuvieran interpretando, sino dejándose llevar. Y es que León de Aranoa siempre ha sido un gran director de actores. Así, Barrio se convierte en una recreación asombrosa de una sociedad y una época que ya no existen. Tus hijos podrán experimentarla casi en carne propia, y tú, si también fuiste uno de esos chavales de barrio, revivirla con un escalofrío en la espalda.



* * *

¿Añadirías o quitarías películas de esta lista de las mejores comedias familiares de los años 90? ¿Quieres compartir tu experiencia con alguna de estas películas? Cuéntanoslo en los comentarios.
* * *

La serie de artículos sobre las 100 mejores películas los años 90 aptas para ver en familia consta de estos ocho capítulos:



¿Te ha gustado el artículo?

Para no perderte ninguna de mis publicaciones puedes suscribirte a mi lista de correo. Obtendrás de regalo el ebook 9+1 libros para leer con niños, con montones de trucos e ideas para fomentar el hábito lector en los más pequeños. Por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras.





Comentarios