Cinco sagas de libros de fantasía recomendados para jóvenes de 5 a 100 años


libros-de-fantasia-recomendados

No tengo nada en particular contra los libros de Enid Blyton (bueno, un par de cosas sí, aunque no era de eso de lo que quería hablarte) o Los tres investigadores de Robert Arthur, pero creo que, a pesar de esa tendencia tan universal y tan humana de pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor, las sagas de libros juveniles actuales están a otro nivel de calidad que aquellas que disfrutamos en nuestra tierna pubertad. Y es que la nostalgia, ya sabes, es un poderoso alucinógeno.

Hoy voy a presentarte cinco de ellas, algunas muy conocidas y otras no tanto. Todas disfrutables por un público muy diverso. Por eso, más allá de la inevitable etiqueta de “literatura juvenil”, “young adult” o como quieras llamarla, yo prefiero hablar de libros de fantasía recomendados para gente joven de 5 a 100 años.

Harry Potter, de J. K. Rowling


Si estás leyendo esto significa que te interesan los libros de fantasía recomendados para jóvenes, y por lo tanto es prácticamente imposible que no hayas leído la saga de Harry Potter. Si aún no lo has hecho, deberías dejar de leer y acudir rápidamente a tu librería preferida (física o virtual) para hacerte con “La piedra filosofal”.

libros-de-fantasia-recomendados
Hermione, Harry y Ron en un Fan Art de 67.media.tumblr.com en pinterest

Decir que Harry Potter es la saga de libros juveniles más popular de los últimos veinte años es quedarse corto. Decir que ha marcado un hito histórico y que en el futuro será recordada y venerada como hoy lo es, digamos, la obra de Tolkien, es una obviedad.

Pero, ¿qué esconden estos libros para resultar tan especiales? La historia no deja de ser un clásico bildungsroman o novela de aprendizaje. Cada libro tiene una estructura típica de novela policiaca. El protagonista es un caso clásico de héroe que no se conoce a sí mismo, que debe emprender un viaje y buscar una serie de objetos. Varios amigos lo ayudan en su búsqueda, y existe un antagonista que representa el mal absoluto. En fin, que no hay nada especialmente original en la saga.

Pero Harry Potter también es mucho más que todo eso. J. K. Rowling consiguió crear un universo completo, nuevo y al mismo tiempo reconocible, con sus reglas, sus mitos y una consistencia muy real. Y, a diferencia de Tolkien, lo hizo situándolo aquí, en nuestro propio barrio. Un mundo que no es el nuestro pero al mismo tiempo sí lo es: una metáfora perfecta y una esperanza de evasión a la vuelta de la esquina. Ahí reside gran parte de la capacidad de fascinación de Harry Potter. Puede que esta idea tampoco sea nueva, de acuerdo, pero Rowling logró llevarla hasta extremos nunca vistos con anterioridad. Todo ello aderezado, por supuesto, con una legión de personajes inolvidables y unas tramas muy bien diseñadas para atrapar al lector.
J. K. Rowling consiguió crear un universo completo, nuevo y al mismo tiempo reconocible [...]. Y, a diferencia de Tolkien, lo hizo situándolo aquí, en nuestro propio barrio. 
La historia es de sobras conocida: un huérfano llamado Harry Potter, con una peculiar cicatriz con forma de rayo en la frente, vive a cargo de sus insufribles tíos hasta que, al cumplir once años, se entera de que, en realidad, es un poderoso mago. Comienza a asistir al Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, donde descubre que hay muchos otros niños y niñas como él y que existe todo un mundo paralelo a la realidad que conocía. También oye hablar por primera vez de un mago tenebroso llamado Lord Voldermort, que fue quien asesinó a sus padres cuando él era un bebé para luego desvanecerse misteriosamente, y que ahora amenaza con regresar para recuperar todo su poder y someter al mundo libre. Solo Harry, con la ayuda de sus inseparables amigos Ron y Hermione, será capaz de detenerlo. Faltaría más.

Contado así suena muy chorra. Y lo es. En el fondo, son historias muy simples. Lo que las hace crecer son las múltiples ramificaciones, las tramas secundarias, las legiones de personajes inolvidables que desfilan por sus páginas. Y, por supuesto, el pulso con el que Rowling mantiene la intriga en cada uno de los episodios, un pulso digno de las mejores novelas policiacas.

La saga consta de siete libros, a saber: “La piedra filosofal”, “La cámara secreta”, “El prisionero de Azkabán”, “El cáliz de fuego”, “La orden del Fénix”, “El misterio del príncipe” (alerta de traducción idiota: el título original era “The Half-blood Prince”) y “Las reliquias de la muerte”. Fueron publicados entre 1997 y 2007, aunque el último no se tradujo al castellano hasta 2008. Las conocidísimas adaptaciones cinematográficas se estrenaron entre los años 2001 y 2011.

libros-de-fantasia-recomendados


Los primeros títulos están dirigidos a un público más infantil (las editoriales suelen clasificarlo en la franja entre los 9 y los 12 años). A partir del tercer volumen (“El prisionero de Azkaban”), las historias se tornan más oscuras, más complejas y, desde “El cáliz de fuego”, mucho más largas. Aquí la clasificación cambia a “libro juvenil” o “young adult”. A mí, particularmente, esas clasificaciones me importan bien poco. Mi experiencia personal con la saga puede resumirse en un par de momentos: recuerdo estar leyendo con mis hijas “La piedra filosofal” mientras pensaba “Bah, no es para tanto”. Lo siguiente que recuerdo es estar robándole horas al sueño, ahora yo solo, para apurar las últimas páginas de “Las reliquias de la muerte”. No me preguntes qué pasó entre medias, porque no lo recuerdo: estaba perdido en algún lugar entre Hogsmeade y la sala de los menesteres. Por cierto, ya había cumplido los cuarenta cuando todo esto sucedió y nunca antes me había interesado por la saga de los magos.

Los libros de Harry Potter solo tienen un inconveniente, pero es un inconveniente muy serio, tan serio que harían bien en colocar una advertencia en grandes caracteres rojos en la portada: su lectura puede provocar pottermania, que es un caso particular y extrañamente virulento de fenómeno fan que afecta a individuos de todas las edades y se alarga tanto en el tiempo que suele volverse crónico. Así que ya lo sabes: si aún no has leído a Harry Potter y te vas a animar ahora, ándate con ojo y toma tu dosis diaria de realidad si no quieres acabar acudiendo a tu trabajo con una camiseta de estas.

libros-de-fantasia-recomendados

 

 Percy Jackson y los dioses del Olimpo, de Rick Riordan


El mundo no empieza y termina en Hogwarts, desde luego, aunque se hace arduo embarcarse en otras sagas después de haber habitado tanto tiempo en las páginas del joven mago.

A juzgar por las cifras de ventas, los libros de Rick Riordan se han convertido en una buena alternativa para la despotterización de muchos y por eso los he incluido en esta lista de libros de fantasía recomendados. He elegido la saga de “Los dioses del Olimpo”, pero podía haber propuesto otras, como “Los héroes del Olimpo” o “Las crónicas de Kane”. Sin embargo, “Los dioses del Olimpo” fue el génesis del particular universo de Riordan, por lo que resulta apropiado comenzar por ahí.
libros-de-fantasia-recomendados
Grover, Percy y Annabeth en un simpático Fan Art de Sabcinart en Pinterest

Percy Jackson es un chaval de doce años que padece dislexia e hiperactividad, y ha pasado por infinidad de colegios para niños problemáticos. Un día, una de sus profesoras (la de matemáticas: no falla) se convierte en una furia (literalmente: se convierte en el monstruo mitológico) e intenta matarlo. Otro profesor, el señor Bruner, resulta ser un centauro que le echa una mano, mientras que su mejor amigo, Grover, se desvela como un sátiro que le ha sido asignado como guardaespaldas.

libros-de-fantasia-recomendados
Orestes, sin un triste taparrabos, perseguido por las Furias, de William-Adolphe Bouguereau, 1862

Así es como Percy se entera de que todo lo que cuentan los antiguos mitos griegos es real, y que los dioses del Olimpo están vivitos y coleando. Vamos, que existen hasta tal punto que él es un semidiós (o mestizo), hijo de madre humana y padre divino.

Percy acaba refugiándose en el Campamento Mestizo, un lugar cercano a Nueva York e invisible a ojos de los mortales, donde los mestizos están a salvo tanto de los mortales como de los monstruos mitológicos que intentan acabar con ellos. Allí pueden aprender todo lo que un semidiós necesita para sobrevivir en el siglo XXI. Percy, Grover el sátiro y la intrépida Annabeth, otra mestiza, formarán el trío protagonista de la primera aventura.
Seamos justos: imitadores de Harry Potter hay muchos y Percy Jackson solo uno. Riordan es consciente de las similitudes [...] y lleva a sus jóvenes héroes por derroteros muy diferentes.
En el resto de libros, acompañados de nuevos personajes, vivirán montones de peripecias, generalmente centradas en la recuperación de algún objeto mágico perdido y siempre con un plazo de tiempo limitado, lo que genera mucha tensión en el lector. También habrá traiciones, romance y un señor oscuro, el titán Cronos, que se alzará con la intención de dominar el mundo.

Demasiado parecido a Harry Potter, ¿verdad? Cambia magos por semidioses, Hogwarts por el Campamento Mestizo, Voldermort por Cronos y… ¡voilà!

Pero seamos justos: imitadores de Harry Potter hay muchos y Percy Jackson solo uno. Riordan es consciente de estas similitud y las maneja con el tacto suficiente como para no caer en el plagio descarado, llevando a sus jóvenes héroes por derroteros muy diferentes. Si los libros de Harry Potter tenían una estructura de libro policiaco y de intriga, los de Percy Jackson son básicamente novelas de aventuras y acción, en particular el quinto libro de la saga, que narra una interminable y trepidante batalla en las calles de Nueva York. Los libros de Percy son más planos, con un humor más burdo (aunque muy efectivo), y unas tramas diáfanas, de manual, pero que funcionan a la perfección. Los personajes están menos elaborados, apenas sufren cambios y cuesta trabajo encariñarse de ellos (¡Percy es tan obstinadamente perfecto!), pero al final, aunque sea a base de insistencia, Riordan lo consigue. Hay que tener en cuenta que se trataba de un escritor novato, y se nota como va mejorando su oficio conforme avanzan las aventuras.

La saga consta de cinco libros, titulados “El ladrón del rayo”, “El mar de los monstruos”, “La maldición del Titán”, “La batalla del laberinto” y “El último héroe del Olimpo”. Fueron publicados entre 2005 y 2009, a razón de uno cada año. Cada uno de ellos también transcurre cronológicamente en años consecutivos, por lo que asistimos al crecimiento y ¿maduración? de los protagonistas. Los dos primeros fueron adaptados al cine con escaso éxito de crítica y público, a pesar de que al frente de "El ladrón del rayo" estaba Chris Columbus, director de las dos primeras películas de Harry Potter. También existen adaptaciones al cómic de las tres primeras novelas de la serie, pero solo dos están traducidas al castellano.

libros-de-fantasia-recomendados


Los libros de Rick Riordan no son perfectos, desde luego, y quizá no estén a la altura de los de J. K. Rowling. Las aventuras son algo repetitivas y chirría un cierto tono militarista y casi imperialista que se le desliza al autor de vez en cuando. Los trucos de la trama a veces son demasiado evidentes. Los diálogos, en particular los del protagonista, a veces exasperan y uno llega a pensar que el cociente intelectual del chico no le permite muchas alegrías. Pero son problemas menores que, además, se han ido solucionando con el tiempo, conforme el autor ha ido adquiriendo oficio. Con todos sus defectos, los libros de Percy Jackson son perfectamente disfrutables y, en ocasiones, incluso adictivos. Ah, y despertarán sin duda tus ganas de saber más sobre los mitos griegos.

Crónicas de la torre, de Laura Gallego


Si hablamos de libros de fantasía recomendados, es imposible no mencionar a Laura Gallego, conocida, sobre todo, por su monumental “Memorias de Idhún”. Su primera saga, “Crónicas de la Torre”, publicada entre 2000 y 2004, siempre ha quedado en segundo plano, oscurecida por el éxito (¡y el volumen!) de sus “Memorias”. Sin embargo, constituye un acercamiento primigenio y, en mi opinión, excelente al universo literario de la autora valenciana. Y mucho más liviano. Ah, y aquí encontrarás a uno de los personajes más memorables de cuantos han salido de su pluma: Fenris el elfo.

La historia, ambientada en un mundo de corte medieval sin identificar, narra como una niña llamada Dana, que desde su nacimiento se ha mostrado diferente a los demás aldeanos, descubre que es en realidad una poderosa hechicera y se traslada a una escuela de magia situada en el Valle de los Lobos, donde se formará en las artes arcanas con Suren, el Maestro.

“¡Un momento, un momento!”, estarás diciéndote ahora, sufrido lector (o lectora). “¿En serio? ¿Otra escuela de magia? ¿Otra puñetera escuela de magia?”

Pues sí. Pero que no cunda el pánico: ahí acaban las similitudes. Al fin y al cabo, las escuelas de magia no las inventó J. K. Rowling (Ursula K. Le Guin, sin ir más lejos, utilizó la idea repetidamente allá en Terramar, y seguro que hay antecedentes más remotos). Además, la escuela de magia del Valle de los Lobos no es precisamente Hogwarts. Para empezar, allí solo vive otro aprendiz, Fenris el elfo, un tipo distante y taciturno que guarda más de un espeluznante secreto en la manga. El ambiente en general resulta agobiante, casi deprimente. Los años transcurren en esa atmósfera opresiva, mientras la protagonista, Dana, nos lleva de la mano para destapar poco a poco los secretos de aquella torre aislada del mundo por una antigua y terrible maldición.

libros-de-fantasia-recomendados


La historia mejora aún más en los dos libros posteriores, “La maldición del maestro” y “La llamada de los muertos” (esta última, con algunos hallazgos francamente sobrecogedores). Se nota también aquí que el oficio de la autora iba creciendo con la práctica. Incluso la minuciosa precuela “Fenris, el elfo”, escrita en último lugar con el fin de estirar el potencial comercial de la saga, consigue esa rara hazaña de redondear un personaje que ya había conseguido fagocitar al resto y lograr el innegable placer de que todas las piezas del puzzle encajen. En definitiva, una obra tal vez menor en la bibliografía de Laura Gallego, pero que merece la pena ser leída y disfrutada libre de prejuicios y más allá de las comparaciones.

Trilogía de la niebla, de Carlos Ruiz Zafón


La Trilogía de la niebla de Carlos Ruiz Zafón no es, siendo estrictos, una trilogía como tal. Los personajes de los tres libros no son los mismos, como tampoco lo son los escenarios ni las temáticas. Pero sí que hay un claro nexo de unión entre las tres, más allá de su ambiente opresivo y su atmósfera gótica: la presencia maligna y mefistofélica que sobrevuela cada una de las novelas de principio a fin, precipitando sus finales no precisamente felices. Llámese como se llame (Dr. Caín, Jawahal, Daniel Hoffman), uno tiene la certeza de estar una y otra vez ante el mismo, e invencible, antagonista.

libros-de-fantasia-recomendados


De nuevo nos encontramos con una obra de juventud, de artesano inacabado. “El príncipe de la niebla”, el primer libro de la trilogía, fue también la primera novela que su autor consiguió publicar allá por 1993, mucho antes de volverse megafamoso con “La sombra del viento”. Su estilo de escritura es aún algo tosco e impersonal, pero también menos cursi y menos dado a la metáfora azucarada de lo que se volvería en “El palacio de la medianoche” y, sobre todo, en “Las luces de septiembre”. Por eso muchos consideran que “El príncipe”, sin ser una obra redonda, sí que constituye lo mejor de este primer Ruiz Zafón.
Muchos consideran que “El príncipe [de la niebla]”, sin ser una obra redonda, sí que constituye lo mejor de este primer Ruiz Zafón.
No obstante, los otros dos libros se devoran con esa fruición marca de la casa que han hecho de su autor uno de los escritores más leídos del planeta. Las ambientaciones son inmejorables y, las peripecias, convenientemente siniestras. Faros abandonados, fabricantes de muñecos, viejas estaciones fantasmales, casonas frente al mar que esconden oscuros secretos, y la presencia obstinada del Mal acechando en cada esquina… ¿Quién puede resistirse a eso?

Ulysses Moore, de Pierdomenico Baccalario

Dejo para el final de esta lista de libros de fantasía recomendados una de las sagas más estrafalarias a las que he tenido ocasión de acercarme últimamente. Cuando escribo esto, creo que ya van por 18 los libros que el italiano Pierdomenico Baccalario ha escrito y publicado desde 2004 en esta interminable serie, y no ha firmado ni uno solo de ellos. Me explico. Los primeros libros fingen ser una serie de manuscritos que Pierdomenico, enviado por una editorial a investigar unos extraños sucesos acaecidos en Kilmore Kove, península de Cornualles (habría que analizar por qué tantos autores mediterráneos deciden ambientar sus historias de corte misterioso en el Reino Unido, pero esa es otra historia), encuentra en el transcurso de sus investigaciones. Los manuscritos están redactados por un tal Ulysses Moore, y narran las aventuras de dos hermanos, Jason y Julia Covenant, con un amigo del pueblo, Rick Banner. Los chicos se acaban de mudar al lugar procedentes de Londres y viven (¿te lo imaginas?) en un viejo caserón con fama de casa encantada al pie de un acantilado.
libros-de-fantasia-recomendados
Rick, Julia y Jason tal y como aparecen ilustrados en las portadas de los libros

El trío de protagonistas consigue desvelar una serie de misterios que los conducen hasta unas puertas mágicas que llevan a… Bueno, no puedo decirte a dónde llevan sin desvelar una parte sustancial de la trama. Mientras tanto, el enigmático jardinero de la mansión, Néstor, pulula por allí sin que sepamos muy bien qué pinta, pero sabiendo que pinta algo.

Misterios, misterios y más misterios. Cuando uno se desvela, siempre aparece otro, y luego otro, y así sucesivamente, en una espiral sin conclusión posible que puede acabar por desesperar al lector (conmigo lo consiguió) y por írsele de las manos al propio autor (que les pregunten a los guionistas de “Perdidos”).

libros-de-fantasia-recomendados


Baccalario fue lo bastante inteligente como para darle un giro a la trama a partir del séptimo libro. Intuyendo un agotamiento de la fórmula, buscó a un nuevo narrador omniscente, introdujo nuevos personales (Ana Bloom, Tommy…), hizo que sus personajes crecieran y maduraran e introdujo nuevas subtramas y, sobre todo, hizo que apareciera en escena esa sociedad secreta, “Los incendiarios”, unos siniestros personajes empeñados en borrar del mapa todo vestigio de aventura e imaginación.

Es, en fin, una saga interesante y lo bastante inteligente como para no doblegarse ante sus propios errores, aunque en ocasiones tanto misterio pueda resultar abrumador. Pero no es apta para todos los paladares. Una sugerencia: dale una oportunidad al primer volumen y, a partir de ahí, ya me cuentas.


¿Y tú? ¿Cuál es tu saga de libros de fantasía para todas las edades?


¿Conocías las sagas que mencionamos en el artículo? ¿Incluirías alguna otra en la lista? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios y lo hablamos.






¿Te ha gustado el artículo?

Para no perderte ninguna de mis publicaciones puedes suscribirte a mi lista de correo. Obtendrás de regalo el ebook 9+1 libros para leer con niños, con montones de trucos e ideas para fomentar el hábito lector en los más pequeños. Por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras.







Comentarios

  1. Hay muchas sagas de literatura fantástica ideales para iniciar a los niños o a los jóvenes a lectura. En mis tiempos fui muy fan de la Drangolance y de la trilogía de El señor del Tiempo de Louis Cooper, por no mencionar cualquier libro de la colección de Mundodisco... Jamás me he reído tanto como con "Mort" o con la epopeya de los gnomos de Terry Pratchet... Hay tanto que leer!

    ResponderEliminar
  2. A. M. Vozmediano11/17/2017

    Sí, yo también he pasado muy buenos ratos con Terry Pratchett, aunque nunca he leído Drangolance. La variedad en literatura fantástica es enorme y las de este artículo son solo un ejemplo. Además, esa variedad también se extiende a las sagas para adultos: hoy mismo he empezado con "El nombre del viento" de Patrick Rothfuss y me está pareciendo excelente. ¡Gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  3. En casa somos muy fans de Terry Pratchet, lo que no tenemos claro es a partir de qué edad se podrían leer. Yo creo que la saga de Tiffany Dolorido, que consta de varios libros, es genial para niñas ya grandecitas. Un gran ejemplo además de una mujer fuerte y que no le importa ensuciarse las manos con lo que haga falta.

    ResponderEliminar
  4. A. M. Vozmediano11/17/2017

    Sí, decidir la edad adecuada es complicado. Mi experiencia es que, si lo lees con tus hijas, pueden acceder al texto antes que si lo van a leer ellas solas. Tiffany tiene nueve o diez años en su primera novela si no recuerdo mal. Creo que a partir de esa edad se le puede intentar leer a cualquier niña a la que le interese el género, pero la mayoría tendrá que esperar unos añitos más para leerlo por su cuenta. En cualquier caso, cada niño, como cada adulto, es un mundo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario