¿Leer a Enid Blyton en el siglo XXI?


Leer a Enid Blyton en el siglo XXI parece un anacronismo. Sin embargo, ¿sabías que aún sigue siendo una lectura recomendada en muchas escuelas y que sus libros, en particular los de Los Cinco, siguen vendiéndose por millares año tras año?

La lectura de cualquiera de los innumerables libros de aventuras juveniles de la autora de Los Cinco, Los Siete Secretos o Torres de Malory es un ejercicio de inevitable nostalgia para los que ya contamos unas cuantas décadas, pero ¿tiene sentido, con la enorme oferta actual de literatura infantil y juvenil, que las nuevas generaciones sigan leyendo a Enid Blyton? ¿No podrá convertirse para ellos en una lectura aburrida, desconectada de sus intereses y hasta... hum... peligrosa?

Para tratar de responder a estas preguntas, ¿qué tal si damos un breve paseo por las luces y las sombras de la literatura de Enid Blyton?

¿Quién demonios era Enid Blyton?

La figura de Enid Blyton, como la de cualquier celebridad, está plagada de mitos, verdades a medias y auténticas imposturas. Pero sí que sabemos algunas cosas con certeza sobre ella.

Sabemos, por ejemplo, que nació en 1897 en East Dulwich, un distrito del sureste de Londres.

Sabemos que fue una estudiante excelente y una gran deportista, que trabajó como institutriz antes de ganarse la vida con la escritura, que era una trabajadora compulsiva y que su primer matrimonio acabó como el rosario de la aurora.

También sabemos que tuvo varios romances extramatrimoniales, que tenía un fortísimo carácter y que la imagen edulcorada que ofreció al público durante años (fue una pionera del marketing para escritores cuando ni siquiera existía ese concepto) era más falsa que una moneda de madera.

Y, sobre todo, sabemos que publicó más de setecientos libros antes de que el Alzheimer pudiera con ella, que ha vendido seiscientos millones de copias en todo el mundo, y que varias generaciones de jóvenes han crecido, en todos los rincones del globo, preguntándose a qué narices sabe el pastel de jengibre.

Enid Blyton: cinco razones para impedir que tus hijos se acerquen a ella

En los libros aparentemente naïfs de Enid Blyton hay muchas habitaciones oscuras en las que tal vez no habías reparado y que te deberían hacer pensar si de verdad quieres que tus hijos los lean alegremente. Por ejemplo:
  • Elitismo: los protagonistas pertenecen siempre a la burguesía acomodada y son poseedores de todas las cualidades positivas, mientras que los villanos suelen ser pobres, vagabundos o trabajadores humildes en general. El dinero y la riqueza se presentan como bienes supremos y se muestra de muchas maneras que el dinero, por supuesto, sí da la felicidad. ¿Recuerdas como en Los Cinco y el tesoro de la isla el tío Quintin tiene un carácter terrible hasta que se hace millonario?
  • Racismo y xenofobia: esta acusación seguro que la has oído antes. Los villanos siempre son negros, mestizos, gitanos, orientales o, simplemente, extranjeros. Es decir, no británicos. Y, si no son villanos, son estúpidos que necesitan de la protección y caridad de los héroes. Los héroes, por supuesto, son todos europeos caucásicos de libro.
  • Sexismo: sin duda, recordarás a George (Jorge en la traducción castellana) y su obsesión por parecer un chico, por librarse de todos los tics típicamente femeninos de la época, como los vestiditos de volantes y los modales amanerados. Podría parecer una declaración de protofeminismo, pero no. En realidad, Jorge repudia al género femenino en su totalidad, no solo a los roles socialmente aceptados. Como le dice Dick en cierta ocasión: "ya es hora de que dejes de creer que eres tan buena como un chico".
  • Repetición: la estructura de casi todos los libros de Enid Blyton, en particular de sus sagas, es casi siempre idéntica, como si escribiera mecánicamente encajando los elementos una y otra vez en el mismo patrón.
  • Calidad literaria discutible: El léxico empleado por Blyton en sus libros es pobre; los personajes, planos; las tramas, predecibles. Podríamos decir que los libros de Blyton son a la literatura lo que los sandwiches de queso a la dieta mediterránea.

Enid Blyton: cinco razones para leerla con tus hijos

Todo lo anterior puede ser cierto o, al menos, discutible, pero también podemos enumerar un puñado de razones por las que Enid Blyton sigue siendo una lectura más que recomendable en la actualidad. Entre ellas, estas:
  • ¿Millones de lectores están equivocados? Blyton ha vendido cientos de millones de libros en todo el mundo, se ha traducido a decenas de lenguas y es conocida en casi todas las culturas. ¿En serio vamos a concluir que todos esos lectores están equivocados? ¿Que disfrutan leyendo basura? ¿No es esa la típica actitud condescendiente y elitista que algunos muestran ante la cultura popular? Algo debe tener Enid Blyton cuando tantos lectores de tantos lugares distintos disfrutan con su obra. Ya sabes lo que dicen: si a alguien le parece que solo está rodeado de estúpidos, probablemente el estúpido sea él.
  • Empoderamiento infantil: un puñado de niños de diez o doce años zascandileando por ahí sin que los adultos se enteren de sus correrías, metiéndose en líos de mil demonios, descubriendo tesoros, venciendo a villanos de todos los pelajes gracias a su astucia, durmiendo a la intemperie y zampándose un sandwich tras otro en plena naturaleza... Vamos a ver, ¿qué niño en su sano juicio no disfrutaría con un plan como ese?
  • Fundamento de la literatura juvenil moderna: Enid Blyton es, en muchos sentidos, la madre de la literatura juvenil moderna o, al menos, de la literatura juvenil de evasión. Los elementos presentes en sus novelas (la pandilla de amigos, el valor de la amistad, el ansia de aventura, la astucia de los jóvenes protagonistas frente a la estulticia de los adultos) aparecen en muchas obras posteriores, desde Puck o Los tres investigadores hasta Percy Jackson o Harry Potter (J. K. Rowling ha dicho en alguna ocasión que Los cinco fueron para ella un modelo a la inversa, es decir, un modelo sobre todo lo que NO quería hacer en sus novelas)
  • Espíritu aventurero: la aventura nunca muere. En las aventuras de Enid Blyton hay ecos de Julio Verne, de Conan Doyle, de Emilio Salgari, de Kipling o de Rider Haggard. Como en muchas novelas juveniles actuales. Y es que el espíritu de la aventura es algo que siempre ha atraído a los jóvenes y siempre les atraerá. O eso espero.
  • Valores positivos: a pesar de su olor a naftalina, las novelas de Enid Blyton transmiten algunos valores que se consideran tan positivos hoy como hace setenta años, entre ellos el de la amistad a prueba de bombas de las pandillas de niños y niñas protagonistas, la valentía, la conexión con la naturaleza o la defensa de los más débiles.

Entonces, ¿mis hijos deberían leer a Enid Blyton o no?

Menuda pregunta. Creía que, después de estos breves apuntes, habrías llegado a tu propia conclusión. Pero, si quieres, te cuento la mía: sí, siempre que tú hables con tus hijos o hijas antes.

Y les expliques que no se puede leer a un autor sin una mínima contextualización histórica.

Y que Enid Blyton fue una señora burguesa que se crió en un periodo histórico y en una sociedad donde los valores morales eran diferentes de los actuales.

Un periodo y una sociedad donde la xenofobia o la misoginia se consideraban normales y hasta saludables.

Me parece una tontería impedir que los niños del siglo XXI disfruten, si quieren, de estas aventuras, como me parecería una estupidez prohibir a Kipling por racista, a Walter Scott por belicista o a Salgari por misógino. Cada autor es hijo de su tiempo, y esa es una valiosa lección que los jóvenes lectores deben aprender.

Las recientes reediciones en castellano de los libros de Los cinco (a cargo de las editoriales Juventud y RBA) tienen nuevas traducciones, nuevas ilustraciones y, oído al parche, alteraciones del texto original para extirpar el contenido políticamente incorrecto.

¿Has saltado ya de tu asiento?

¿Esto es censura o simple actualización? Un debate interesante, sin duda, sobre el que reconozco que no acabo de tener una opinión bien formada (está claro que yo no serviría para tertuliano). Si quieres saber más del asunto, te recomiendo que leas este divertidísimo artículo de Eduardo Enjuto en Relatos y mentirashttp://relatosymentiras.com/los-cinco-contra-la-misoginia-y-el-racismo/

¿Y tú qué opinas? ¿Enid Blyton sigue estando vigente en pleno siglo XXI? ¿Estás a favor de la actualización del texto original para adaptarlo a los nuevos tiempos? No te cortes: los comentarios están abiertos.

Comentarios

  1. Yo si leo Enid Blyton a mis hijos, independientemente de momento creo que no han leído nada suyo. Al mayor le leí unos cuantos de Los Cinco y El bosque encantado (que yo no conocía). A la mediana conseguí engancharla a los libros más largos con Los Cinco y también le he leído los tres del internado de La traviesa Elisabeth. Algunos los hemos leído en versión de cuando yo era peque, algunos con las versiones actualizadas. A mi si algo me "chirría" en algún libro (sea de Enid Blyton o de quien sea) aprovecho para hablarlo con mis hijos y reflexionar juntos sobre el tema que sea, esta es una de las ventajas de las lecturas en voz alta ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es justo la idea. Es verdad que los lectores muy jóvenes pueden carecer de capacidad crítica para detectar ciertos aspectos discutibles de los libros de Enid Blyton (y de muchos otros). Yo no me atrevería a asegurar que eso pudiera llegar a ser peligroso, pero supongo que es posible.

      Sin embargo, esos supuestos "peligros" desaparecen con la lectura compartida, porque se puede hablar y discutir sobre ello todo lo que haga falta. Creo que mis hijas conocen mucho más sobre la historia del siglo XX gracias a las novelas que hemos leído y a los cambios sociales que se adivinan a través de ellas que por los libros de historia.

      Como siempre, un placer verte y leerte por aquí.

      Eliminar

Publicar un comentario