Si quieres que tus hijos disfruten de su estancia en La Isla de Bowen, sigue estos consejos

La Isla de Bowen



Los niños de hoy en día no leen a Julio Verne. Suena chungo, lo sé, pero es la verdad. En realidad, y con la excepción de los aficionados al steampunk y sus variantes, creo que casi nadie lo hace. Julio Verne, Jack London o Robert Louis Stevenson están tan lejos en temáticas, ritmo y vocabulario de los niños de hoy como el Quijote o los sonetos de Garcilaso de la Vega.

¿Significa eso que las nuevas generaciones no van a poder disfrutar de las aventuras del capitán Nemo o acompañar al temible profesor Lidenbrock a las entrañas de la Tierra? Podrán, igual que podrán leer a Cervantes o a Garcilaso, cuando estén preparados y si así lo desean. Pero intentar aficionar a un niño a la lectura o, peor aún, forzarle a leer un libro de Julio Verne solo porque es un clásico o porque tú lo disfrutaste mucho en tu juventud, es un tremendo error que puede acabar con su afición a la lectura para siempre.

Pero tranquilo que no todo está perdido: nos quedan César Mallorquí y "La isla de Bowen".

La Isla de Bowen
¿Lo hueles? Es el mar, el salitre y lo desconocido más allá del horizonte: el olor de la aventura (1)

 

Sinopsis de "La isla de Bowen"


Ulises Zarco es un aventurero que trabaja para una sociedad geográfica en la España de principios del siglo XX. Lleva décadas recorriendo lo poco que aún resta por conocer del mundo para fotografiarlo, documentario y cartografiarlo. Cuando un viejo competidor le envía la reliquia imposible de San Bowen, un santo medieval que creyó haber encontrado una entrada al infierno en una alejada isla escandinava, no imagina que está a punto de embarcarse en el viaje más peligroso de su vida.

Pero esto es decir muy poco. Resulta imposible resumir "La isla de Bowen" sin destripar gravemente su argumento, así que solo añadiremos que el tono de la novela da un brusco giro en el segundo acto, tan brusco que muchos pensarán que al autor se le ha ido de las manos. Pero no: Mallorquí sabía exactamente lo que quería escribir y a dónde quería llegar.

Argumento aparte, "La isla de Bowen" es sobre todo una aventura de personajes poderosos y bien perfilados: el carismático Ulises Zarzo, el avezado ayudante Adrián Cairo, el experto capitán Verne, el ingenuo Samuel Durango y su turbio pasado, y las dos poderosas presencias femeninas, lady Elisabeth Faraday y su hija Kathy, que, a diferencia de lo que ocurre en muchas aventuras clásicas, en la obra de Mallorquí están lejos de ser simples adornos. Con tan jugosos personajes, "La isla de Bowen" también tiene que ser, inevitablemente, una novela de diálogos, una técnica que el autor domina con soltura.

Pero, sobre todas las cosas, "La isla de Bowen" es una novela de aventuras, que huele y sabe como las aventuras clásicas.
La Isla de Bowen
El archipiélago de Svalbard, en el Océano Glacial Ártico, es el imponente decorado de buena parte de la historia (1)

 

Sobre el autor y su obra


César Mallorquí nació en Barcelona en 1953, aunque se crió en Madrid. Trabajó como periodista y no se dedicó a la escritura hasta pasados los cuarenta años. El reconocimiento le vino tras hacerse con el premio el Domingo de Santos de 1993 (por "Materia oscura") y el Premio UPC de 1995 (por "El coleccionista de sellos"), dos de los más prestigiosos del panorama de la ciencia-ficción en español.

Poco a poco escoró su trayectoria hacia la novela de aventuras y de la ciencia-ficción juvenil, con grandes éxitos como "Las lágrimas de Shiva", "La catedral" o "La isla de Bowen" (premio Edebé de literatura juvenil 2012 y Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2013), aunque nunca ha abandonado su afición por la ciencia-ficción adulta y por la escritura de relatos.

Escribe con regularidad en el blog La fraternidad de Babel.

La Isla de Bowen
Este señor mayor con mirada de niño es César Mallorquí (2).

 

Público y edad


Según el editor, "La isla de Bowen" es un "Nivel III indicado para cuarto curso de secundaria". O sea, en torno a los 14 ó 15 años. Paparruchas, en mi opinión. Lo dicen porque tiene casi 500 páginas y no creen que un niño de 10 años pueda leer algo tan voluminoso. Solemos menospreciar a los niños. Un niño de 10 años, y de menos, leerá las páginas que le eches si está interesado en ello. En concreto, un niño de 10 años leerá "La isla de Bowen" si le gustan las novelas de aventuras y tú lo acompañas en la lectura.

En mi opinión, la edad adecuada para que una novela como esta te marque como lector es entre los 10 y los 12 años. Después será tarde. A los 14 ó 15 los adolescentes estarán leyendo a escondidas new adult y "La isla de Bowen" les resultará demasiado naïf. Y si les obligan a leerla en el instituto, como me consta que sucede, la odiarán para siempre. Pero si se han acercado a ella por voluntad propia un poco antes, tanto "La isla de Bowen" como, por extensión, la literatura de aventuras heredera de Verne, Stevenson o Conan Doyle vivirá para siempre en sus corazones. Oigh.

Es cierto que en "La isla de Bowen" hay algunas escenas de batalla y alguna que otra muerte violenta. Pero no es gran cosa, ni el autor se recrea nunca en ello. Ese no es el tono de la novela. Además, si la lees con tu hijo o hija, siempre puedes suavizar las partes que te resulten demasiado impactantes si lo consideras conveniente.

Así que nuestra recomendación es: si tu hijo/a es un devoralibros, ofrécesela a partir de los 10. Y, si no, plantéale la posibilidad de leerla juntos. Te aseguro que tú también pasarás un buen rato.

Ahora, la advertencia habitual: solo tú conoces bien a tus hijos como para saber qué están y que no están preparados para leer, y cuáles son sus intereses y motivaciones. Aquí solo ofrecemos recomendaciones generales, que no pueden aplicarse a todos los niños porque cada persona es diferente. Te corresponde a ti utilizar tu cercanía a ellos y tu sentido común para decidir qué lecturas son más adecuadas en cada momento. Pero siempre ofreciendo, por favor, y nunca obligando. La obligación acaba con el placer de la lectura incluso antes de que empiece.

Puntos de interés para padres y educadores


"La isla de Bowen", como todas las buenas aventuras, es un relato de amistad. De la amistad surgida entre el grupo de aventureros después de enfrentarse a innumerables peligros: la amistad sin fisuras de Ulises Zarco con Adrián Cairo, forjada en incontables viajes antes de este, pero también la amistad (y el respeto) improbable entre personas muy diferentes como Ulises Zarco y el apocado fotógrafo Samuel Durango, o entre Ulises Zarco y Elisabeth Faraday.

Hablando de Elisabeth Faraday, otro punto de interés que aparece repetidamente en el texto es el de la igualdad de género. La novela está ambientada en 1920, y Ulises Zarco tiene una postura muy acorde a la época en este asunto. Sin embargo, lady Elisabeth Faraday y sus hijas son dos mujeres adelantadas a su tiempo: cultas, inteligentes y de gran fortaleza, no se dejan avasallar por los hombres y toman sus propias decisiones. Elisabeth, por ejemplo, será la única capaz de plantarle cara al temible Ulises, y su contribución será fundamental en muchos momentos del viaje.

Desde un punto de vista exclusivamente literario, "La isla de Bowen" constituye un acercamiento imprescindible del joven lector actual a la novela de aventuras de finales del siglo XIX y principios del XX. En concreto, es un evidente homenaje a Julio Verne, H. G. Wells o Arthur Conan Doyle. Sin ir más lejos, el propio Ulises Zarco es un claro trasunto, tanto por su carácter como por su aspecto físico, del profesor Challenger de "El mundo perdido". Todo ello pasado por el tamiz de un escritor de probada solvencia como es César Mallorquí que se dio a conocer al mundo con sus historias de ciencia-ficción, lo que le da un carácter realmente único a "La isla de Bowen".

La Isla de Bowen
Los inmortales libros de Julio Verne son una de las grandes influencias de "La isla de Bowen" (3)

 

Áreas de conocimiento donde se puede aplicar


En lengua y literatura tiene una aplicación obvia, puesto que sus cualidades literarias son sobresalientes tanto por sí misma como por ser un homenaje a los libros clásicos de aventuras del siglo XIX. De hecho, es un texto habitual de lectura obligatoria en 3º y 4º de ESO en muchos institutos españoles. Ya sabes que, en este blog, consideramos que las palabras "lectura" y "obligatoria" son antitéticas y jamás deberían aparecer en una frase, pero es lo que hay.

También existen muchas referencias en el libro a personajes reales de la época (Michael Faraday, Amundsen, el propio Julio Verne, etc) y a personajes de ficción (el capitán Nemo, el profesor Challenger...), lo que remarca su interés en el área de lengua y literatura y también de las ciencias sociales.

Y hablando de ciencias sociales, "La isla de Bowen" retrata con profusión la forma de vida en la Europa del periodo de entreguerras, así como el papel de las mujeres en una sociedad en la que se las consideraba ciudadanas de segunda clase y aún no habían conquistado el derecho al voto. Tampoco es desdeñable su contribución al estudio de la geografía europea y del océano glacial ártico.

Por último, para la educación en valores, "La isla de Bowen" es un excelente texto con muchos elementos para la reflexión: la lucha de las mujeres en el siglo XX por la igualdad de género, la importancia de la amistad y la cooperación por encima de la competición, o las relaciones intergeneracionales, ya que el protagonista es una figura paternal intransigente para el joven narrador y los dos tienen que aprender a convivir y a respetarse mutuamente a lo largo de la aventura.

Ideas y propuestas de actividades


Recuerda que esto solo son algunas ideas de cosas que podéis hacer antes, durante y después de la lectura. Nunca deben ser consideradas actividades obligatorias o escolares. La obligación acaba con el placer de la lectura. Sin embargo, si una lectura te atrapa, te gustará saber más cosas sobre los personajes, los lugares que visitan o el autor, y, tirando del hilo, se puede iniciar un viaje intelectual que no acaba nunca porque todo el conocimiento humano está relacionado. Deja que sea tu hijo o hija quien te guíe, con sus gustos e intereses, durante ese viaje.

Antes de la lectura: siempre es aconsejable contextualizar el relato: época, autor y género. Ten en cuenta que tanto el mundo donde se desarrolla como el protagonista (un profesor cuarentón de carácter volcánico) están muy lejos, en principio, de la experiencia cotidiana de los niños actuales.

Durante la lectura:

Localizar referencias literarias a personajes reales. Hay muchas repartidas por el texto: en los nombres de los personajes (el capitán Verne o Elisabeth Faraday) o en la propia aventura (la petición de ayuda a Amundsen, la visita a Conan Doyle).

Localizar las referencias a personajes ficticios, porque también hay muchas, en un juego metaliterario muy interesante. Así, por ejemplo, el capitán Nemo es un viejo conocido de Ulises Zarco, mientras que el profesor Challenger de "El mundo perdido" aparece como una ficción dentro de la ficción.

Localizar los lugares reales donde recala la expedición de los protagonistas, y tratar de averiguar a partir de qué momento se hacen ficticios.

Buscar información sobre San Bowen. ¿Existió de verdad? ¿Cuánto hay de mito y cuánto de realidad en esa figura?

Identificar las posturas retrógadas de Ulises Zarco respecto de la igualdad de género y contraponerlas con las posturas mucho más modernas de Elisabeth Faraday. Es muy interesante observar cómo esta reacciona a los exabruptos de aquel, poniéndolo a menudo en su sitio. También cómo Ulises Zarco, pese a ser un hombre inteligente y adelantado a su tiempo en cuestiones de tipo científico, es notablemente reaccionario en lo social, y cómo, poco a poco, va cambiando su actitud a lo largo de la novela.

Localizar el punto de giro en el que la historia cambia por sorpresa de tono y de género, incluso de protagonistas. ¿Te lo esperabas? ¿Imaginabas que algo así podría suceder?

Investigar acerca de los derechos de las mujeres en la época en la que se desarrolla la novela (1920) en España, de donde es originario Ulises Zarco, y en el Reino Unido, el país de Elisabeth y Kathy: sufragio, derechos civiles, posibilidades de estudios, etc.

Después de la lectura: Localizar los autores y las obras que han servido de inspiración a César Mallorquí y que, sin duda, ha leído en su infancia y adolescencia: Julio Verne, Conan Doyle, H. G. Wells, Jack London, Robert Louis Stevenson... De ahí pueden surgir incontables lecturas para los niños y niñas más aficionados al género de aventuras.

Por último, merece la pena dedicar una reflexión a estas preguntas: ¿Qué es el género de aventuras? ¿Por qué se caracteriza una novela de aventuras? ¿Tiene algunos elementos típicos? ¿Aparecen esos elementos en "La isla de Bowen"?

Documentos de trabajo


Otros libros afines

Como ya te he dicho, "La isla de Bowen" es un homenaje a los libros de aventuras clásicos escrito de forma moderna, por lo que está emparentado de manera muy obvia con muchos de esos clásicos. Citaremos aquí algunos de los más evidentes:

  • "El mundo perdido" de Arthur Conan Doyle. El creador de Sherlock Holmes nos conduce a Jurassic Park ocho décadas antes que Crichton y Spielberg.

  • "20.000 leguas de viaje submarino" de Julio Verne. El capitán Nemo es el azote de los mares. Misántropo, violento, vengativo y, sin embargo, absolutamente genial. 

  • "Viaje al centro de la Tierra" de Julio Verne. De nuevo el profesor, el aprendiz y el guía. Esta vez, de camino al centro de la Tierra.

  • "La máquina del tiempo" de H. G. Wells. Steampunk cuando el steampunk aún no existía. Científico victoriano inventa máquina para viajar en el tiempo. Autor victoriano inventa la ciencia-ficción y la distopía moralista, todo en uno.

  • "Colmillo blanco" de Jack London. La amistad imposible entre un lobo y un hombre en los territorios ignotos de Alaska y el Yukon, tan dados a la aventura.

  • "La isla del tesoro" de Robert Louis Stevenson. Quince hombres sobre el cofre del muerto. El tesoro del capitán Flint. La mano negra. John Silver el Largo. ¿No se te ponen los pelos como escarpias?

  • "Moby Dick" de Herman Melville. El capitán Ahab está obsesionado con cazar un monstruo y, por el camino, él mismo se convierte en un monstruo. La novela más adulta y ardua de leer de esta lista.

 

 Ficha

La Isla de BowenTítulo: La isla de Bowen.

Autor: César Mallorquí.

Editorial Edebé, 2012, 453 páginas.

ISBN: 978-84-683-1252-1

¿Qué opinas tú?


¿Has leído "La isla de Bowen"? ¿Qué te ha parecido? ¿Y otros libros de César Mallorquí? Déjame tu opinión en los comentarios y lo hablamos.





Créditos de las imágenes


(1) Imágenes de dominio público de Pixabay (incluye la cabecera).

(2) César Malloquí, en 20minutos [CC BY-SA 3.0].

(3) Julio Verne [CC0 - Dominio público] vía Wikimedia Commons.

(4) El mundo perdido (ilustración de la edicion de 1912) [CC0 - Dominio público] vía Wikimedia Commons.

(5) La máquina del tiempo, imagen de Reynold Brown [CC0 - Dominio público], vía Wikimedia Commons.

La portada de "La isla de Bowen" es propiedad de Editorial Edebé y se reproduce aquí dentro de los términos de fair use o uso razonable.







¿Te ha gustado el artículo?

Para no perderte ninguna de mis publicaciones puedes suscribirte a mi lista de correo. Obtendrás de regalo el ebook 9+1 libros para leer con niños, con montones de trucos e ideas para fomentar el hábito lector en los más pequeños. Por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras.

Comentarios

  1. Me ha gustado mucho la entrada. Y el libro me gustó aún más cuando lo leí. Como bien explica rezuma ese aire de aventura decimonónica, de literatura juvenil de calidad. Destaca entre lo último publicado en juvenil en este país.

    ResponderEliminar
  2. A. M. Vozmediano11/27/2017

    Gracias, Silvia. Sí, estoy de acuerdo: "La isla de Bowen" tiene algo especial capaz de reconciliar a cualquiera con esa cosa que llaman literatura juvenil.

    ResponderEliminar
  3. Me lo había apuntado hace mucho cuando leí este post, y he empezado a leerselo a mis dos hijos mayores (11 y 8) y el de 11 estaba tan enganchado que a la mitad ha decidido seguir el soló y se lo ha acabado en una tarde. Ya le he dicho que no me haga ningún spoiler que seguiré leyendoselo a su hermana. A mi de momento me han entrado ganas de leerles más libros de aventuras clásicos, de la lista del final sólo hemos leído La isla del tesoro. Por cierto se echan de menos tus recomendaciones de libros, si no hubiera sido por este artículo no habríamos conocido y disfrutado de La Isla de Bowen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de oír eso. César Mallorquí es un tipo al que cada vez admiro más. No dejéis de repasar su bibliografía porque ha escrito muchos libros estupendos.

      Tienes razón en que tengo un poco abandonadas las recomendaciones de libros para leer en familia. En cuanto acabe la serie de artículos sobre cine de los años 70, prometo que las retomaré.

      Siempre es un placer leer tus comentarios aquí. ¡Un saludo!

      Eliminar
    2. Si, ya hemos echado un ojo a su bibliografía para futuras lecturas.

      Por cierto respecto a esta frase de tu artículo "Y si les obligan a leerla en el instituto, como me consta que sucede, la odiarán para siempre.", mi hijo mayor (11 años) ha leído un montón durante estos últimos meses de Corona, de forma totalmente voluntaria. Pero para el colegio le mandaron leerse El señor de los ladrones de Cornelia Funke y para ese no encontraba el momento, al final se lo leyó a regañadientes y conmigo detrás insistiendo.

      Eliminar
    3. El debate sobre si las lecturas obligatorias en la escuela son beneficiosas o perjudiciales es un clásico. Yo lo tengo clarísimo: jamás se debería obligar a leer a nadie. Pero reconozco que la otra parte cuenta con argumentos muy razonables.

      Eliminar
    4. A mi tengo que decir que me ha sorprendido la actitud de mi hijo. Porque dentro de que el libro no era de los que yo sabía que le iban a enganchar desde la primera página, es que no le apetecía ni siquiera empezarselo! Y yo me lo había leído antes que él y le había dicho que a mi me había gustado.

      Sobre este tema yo me le leído hace poco un libro de una profesora en EEUU, que "obliga" a leer a sus alumnos un número de libros cada curso, pero les deja escoger a ellos los libros (The Book Whisperer de Donalyn Miller), tiene reflexiones muy interesantes.

      Eliminar
    5. No conozco ese libro, pero me lo apunto porque es un asunto que me interesa mucho. No solo por la lectura obligatoria de libros en concreto, sino por cómo la imposición de obligaciones afecta a nuestra motivación intrínseca en cualquier ámbito. Muchas gracias por la aportación.

      Eliminar

Publicar un comentario