Harry Potter para niños: claves para una lectura inolvidable

Harry Potter para niños

Harry Potter para niños, sí, pero, ¿a partir de qué edad? ¿No será demasiado largo, demasiado tenebroso, demasiado impactante para niños pequeños?

La archiconocida saga de J. K. Rowling es una lectura recomendada a partir de los 11 años, más o menos. Pero déjame que te cuente un secreto: a los niños más pequeños puedes leérselo tú. Bueno, y también a los mayores. Así, la diversión es compartida. Ya sabes que en este blog somos firmes defensores de leer libros con los hijos en voz alta hasta una edad avanzada. La literatura fantástica para leer con niños suele dar muy buen resultado, y los libros de miedo para niños también. Harry Potter es una mezcla de ambas cosas, sazonada con mucho humor y una capacidad metafórica deslumbrante.

Compartir esta saga con tus hijos puede ser una de las cosas más fascinantes que hagáis en vuestras vidas, un recuerdo que todos atesoraréis para siempre y una fuente de inagotables beneficios para los niños. En este artículo vamos a ofrecerte algunas pautas desde un punto de vista lúdico y educativo para ayudarte a ello.

Sinopsis

Harry es un huérfano criado con sus terribles tíos, una familia que siempre lo ha despreciado y considerado una carga. Lleva una vida bastante miserable hasta que, un día, al cumplir los 11 años, descubre que es un mago. Bueno, descubre eso y también que hay muchas otras personas con poderes mágicos por ahí, aunque se ocultan de la gente no mágica (los muggles) por prudencia. Incluso hay una escuela, el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, donde todos los jóvenes magos del país acuden a aprender las artes mágicas.

Es poco antes de acudir a Hogwarts cuando Harry oye hablar por primer vez de Lord Voldermort, el temible mago tenebroso que quiso subyugar al mundo por medio del terror y cuya desaparición está relacionada con la muerte de sus padres.

A lo largo de los siete libros, viviremos montones de aventuras con Harry y sus inseparables Ron y Hermione, conoceremos a una gran galería de personajes inolvidables y nos adentraremos en los entresijos de ese mundo paralelo al nuestro, el mundo mágico. Por supuesto, todo nos conducirá al enfrentamiento final entre Harry y el renacido Lord Voldemort, un enfrentamiento que decidirá el destino del mundo.

Harry Potter para niños
¿Conoces este lugar? "Sr. H. Potter, alacena bajo la escalera, Privet Drive 4, Little Whinging, Surrey"

Sobre la autora y su obra

J. K. Rowling era una absoluta desconocida cuando publicó "La piedra filosofal". La historia de cómo escribió esa primera novela de la saga mientras deambulaba por las cafeterías de Edimbugo con su bebé a cuestas porque no podía pagar la calefacción de su apartamento forma ya parte de la leyenda.

Además del formidable éxito de Harry Potter, Rowling ha escrito otros libros (muy breves) alrededor el mundo mágico que ella misma creó. También es autora de "Una vacante imprevista", una novela para adultos de fuerte contenido político, y de la serie policiaca Cormoran Strike, publicada con el psedónimo de Robert Galbraith.

Hay una evidente evolución en el estilo de la autora conforme avanzan los libros de Harry Potter, pues al principio se trataba de una escritora principiante. De modo que encontrarás algunos titubeos en, al menos, los dos primeros volúmenes, pero son disculpables gracias a la frescura de los personajes, al sentido del humor y de la maravilla y al derroche de imaginación.

Público y edad

Los primeros libros de Harry Potter están orientados a lectores de entre 10 y 12 años (la edad de los protagonistas). A partir de la tercera entrega, las tramas se vuelven más complejas, los volúmenes más largos y las peripecias mucho más oscuras. La primera muerte de un personaje principal se produce en el cuarto libro. Se supone que el público objetivo va creciendo conforme lo hace el propio Harry.

Sin embargo, son libros perfectamente disfrutables por encima o por debajo de la franja de edad a la que están destinados. Millones de adultos de todo el mundo han leído las aventuras de Harry Potter, y yo mismo las leí a mi hija de siete años hace tiempo. Mi hija pequeña, que solo tenía cuatro, se sumó a nosotros de forma espontánea. Así que podemos concluir que leer Harry Potter para niños a partir de 4 años de edad no es ninguna locura, si bien es cierto que el público más joven quizá necesite que aligeremos alguna descripción o pasemos por alto algún que otro detalle escabroso. No muchos, para ser sincero.

Como siempre digo, esto solo son orientaciones generales: eres tú el que mejor conoce los gustos y preferencias de tus hijos, y debes usar el sentido común para decidir cuál es la edad adecuada para ellos.

Harry Potter para niños
A partir de "El cáliz de fuego" y, sobre todo, "La orden del fénix", las aventuras se tornan más oscuras y adultas.

Puntos de interés para padres y educadores

Harry Potter es muchas cosas, pero sobre todas ellas es el motivo por el que miles de jóvenes de todo el mundo han ignorado los planes de fomento del hábito de lectura para ponerse, simplemente, a leer por placer.

De modo que la influencia que los libros de J. K. Rowling pueden tener sobre la competencia lingüística es invaluable, y sabemos que es así porque ese fenómeno ya se ha producido antes en miles de jóvenes lectores. Aunque solo fuera por eso, se trata de una lectura casi imprescindible.

Harry Potter para niños
¿Pero qué es esto? ¿Niños leyendo por placer y no por obligación? ¡A dónde vamos a llegar!

Pero hay más.

En efecto, a lo largo de los libros, y más marcadamente conforme avanza la trama y se hace más adulta, Harry Potter se convierte en una metáfora (muy transparente) acerca de la democracia, de la aceptación de la diferencia, de la defensa de los más débiles y de la necesaria, y continua, lucha contra las tentaciones totalitarias.

Hay en los libros múltiples ejemplos de todo ello: la resolución comunitaria de conflictos, primero con el trío protagonista y luego dentro del llamado Ejército de Dumbledore; la confraternización con los muggles de la familia Weasley o del propio Dumbledore frente a la obsesión por la sangre limpia de la familia Malfoy; la integración de personajes diferentes como Luna Lovegood en el núcleo más próximo a los protagonistas; la lucha contra el acoso escolar del personaje de Neville Longbottom; la defensa de los esclavizados elfos domésticos y el sacrificio final de Dobby, el elfo libre; y, claro, la pretensión última de Lord Voldemort de elevarse por encima de su origen humilde mediante el exterminio de los que no pertenecen a la raza elegida.

Áreas de conocimiento donde se puede aplicar

La lectura compartida de Harry Potter para niños puede dar mucho juego a la hora de comprender la historia universal reciente (o no tan reciente), y más concretamente la Europa del periodo de entreguerras, el ascenso del nacionalsocialismo al poder en Alemania y la Segunda Guerra Mundial. Por lo tanto, puede utilizarse dentro del área de las Ciencias Sociales.

Y, por supuesto, como vehículo de contrastada fuerza para establecer el hábito de la lectura en los más jóvenes, es un herramienta muy poderosa en el área de Lengua y Literatura.

También puede ser muy útil en Inglés, puesto que las ediciones en la lengua original de las obras de J. K. Rowling están ampliamente disponibles. El visionado de las adaptaciones cinematográficas en inglés es otro método muy apropiado para trabajar esta área del conocimiento.

Ideas y propuestas de actividades

1) Antes de la lectura

Buscar información sobre la repercusión que el universo de Harry Potter ha tenido en la cultura popular de las últimas dos décadas: películas, exposiciones, parques temáticos, Harry Potter book night, etc. Buscar también información e imágenes sobre los principales personajes (en sus adaptaciones cinematográficas o en los múltiples fan-arts). Esto es especialmente importante si lo vas a leer a niños muy pequeños, de menos de seis o siete años, para que no se pierdan en el marasmo de personajes.

2) Durante la lectura

Las actividades que pueden surgir durante una lectura tan larga y rica como la de los siete libros de Harry Potter son casi infinitas, y solo tienen sentido en el ámbito familiar (en el colegio serían inviables) y de la lectura compartida en voz alta. Te menciono aquí algunas de las que mejor me funcionaron a mí:

  • Aritmética. A mis hijas les encantaba jugar a calcular las edades de los personajes conforme iban transcurriendo los años. Por ejemplo: si en "El cáliz de fuego" Harry tiene 14 años, ¿cuántos tendría James Potter? ¿Y cuántos Lily Potter? ¿Y cuántos tendrían ahora, en el presente? ¿Cuántos años le saca Hagrid a Harry? Y si Dumbledore nació en 1881, ¿cuántos años tendría cuando se produjo la batalla de la Torre de Astronomía? Y así sucesivamente.

  • Geometría. Levantar una réplica casera del castillo de Hogwarts con tu juego de construcción preferido (o con madera y cartón, si en casa sois más mañosos) es un clásico que casi ningún niño ha dejado de intentar.

  • Literatura. El Colegio Hogwarts no es ni la primera ni la última escuela para magos en la historia de la literatura. Es interesante bucear en las obras de otros grandes autores para localizar otros casos: de Ursula K. LeGuin a Ramson Riggs pasando por Terry Pratchett o Laura Gallego, por ejemplo.

  • Geografía del Reino Unido. Localizar los lugares donde transcurren las historias: Londres, Surrey, la estación de King Cross, el Colegio Hogwarts, ubicado en algún lugar de Escocia, cerca de un gran lago, etc. Eso conduce inevitablemente al Lago Ness y su leyenda, y de ahí a los Loch escoceses, a las Highlands, a las Islas Hébridas, a la música de Mendelssohn... Tirando del hilo, puedes llegar hasta donde tú y la curiosidad de tus hijos quieran.


  • Harry Potter para niños
    El espectacular Glen Coe escocés aparece en muchas películas de Harry Potter desde "El prisionero de Azkaban"
  • Iconografía religiosa. La historia de Harry en el último libro guarda muchas similitudes a nivel simbólico con la de Jesús en el Nuevo Testamento, y es muy interesante (seas o no religioso) indagar en el texto para encontrar esas similitudes: la persecución a la que es sometido, los apóstoles que lo siguen, el sacrificio al que se somete por voluntad propia... Por no mencionar (atención: spoiler) su resurrección y el hecho nada casual de que se encuentre con ese Dumbledore angelical en un lugar llamado King Cross (literalmente, la Cruz del Rey).

  • Educación en valores. También es interesante bucear en los múltiples ejemplos de cooperación, tolerancia y aceptación de las diferencias que existen en los libros, como la fundación por parte de la idealista Hermione de la Plataforma Élfica de Defensa de los Derechos Obreros o la integración en el grupo más íntimo del protagonista de personajes marginales como Neville Longbottom o Luna Lovegood.

  • Identificación del maniqueismo. La casa de Slytherin es retratada con notable maniqueismo en los primeros libros, aunque hacia el final de la saga este se diluye. Es muy interesante localizar con los niños las trampas maniqueas en las que cae la autora (como ejercicio para detectar otras manipulaciones semejantes en el futuro) y cómo luego consigue arreglarlo.

  • Violencia en el deporte. Los magos tienen su propio deporte (el quidditch) y los partidos son tan reñidos como un encuentro de fútbol o de rugby. Incluso nuestros protagonistas, con la excepción de Hermione, se ofuscan con el quidditch con pasmosa facilidad. Es una buena ocasión para reflexionar cómo y por qué los deportes de masas consiguen exacerbar las rivalidades y dejan de ser juegos para convertirse en algo mucho más importante en las sociedades modernas.

  • Xenofobia y discriminación. Este es un tema recurrente en Harry Potter. Las miles de páginas de J. K. Rowling son, por encima de todo, una metáfora del enfrentamiento xenófobo y del miedo al mestizaje, y es muy interesante localizar esas metáforas en el texto y compararlas con hechos de la historia reciente, como las políticas de higiene racial nazis o las leyes de extranjería actuales.

  • Discriminación de género y misoginia. Otro tema recurrente en la obra de J. K. Rowling es la mofa, y a veces persecución, a la que son sometidas algunas brujas a pesar de su inteligencia y capacidad. También es interesante localizar estas subtramas y compararlas con la vida real.

  • Arte. Internet está inundada de fan-arts no oficiales relativos al mundo de Harry Potter. Tus hijos tampoco podrán resistir la tentación de dibujar a los personajes y su entorno. Puedes contribuir a ello mostrándoles algunos ejemplos curiosos que encuentres en la red.

3) Después de la lectura

Muchos pottermaniacos han terminado viajando a Londres para seguir la pista de Harry Potter por la ciudad. Si un libro te despierta tanto la curiosidad que te incita a viajar y conocer otros lugares, ya está realizando una labor que muy pocas cosas pueden hacer.

Por supuesto, también podéis ver las películas y hablar acerca del proceso de adaptación cinematográfica. En ese sentido, las dos primeras películas son bastante fieles al modelo literario, la tercera se aleja mucho más y, a partir de la cuarta, las diferencias son abismales. Identificar las diferencias y localizar las fortalezas y debilidades del lenguaje literario y del cinematográfico será un juego divertidísimo para tus hijos. Si tus hijos están en una fase musical, profundizar en las excepcionales bandas sonoras puede suponer un antes y un después en su percepción de la música sinfónica.

(Aviso de sentido común: a partir de la tercera y, sobre todo, de la cuarta película, puede haber escenas tenebrosas inaporpiadas para tus hijos más pequeños. Asegúrate de ver las películas antes por si tuvieras que saltarte algún fragmento, y acompáñalos en todo momento durante la proyección. Fin del aviso.)

Ah, y si tus hijos son de los que quieren ver las películas veinte millones de veces, no dejes de ponérselas en versión original.

Harry Potter para niños
¿Quién puede resistirse a coger un avión solo por dar un paseo por King Cross?

Documentos de trabajo


Otros libros afines

J. K. Rowling ha escrito otros tres libros, muy breves, basados en el universo de Harry Potter. Se titulan "Los cuentos de Beedle el bardo", "El quidditch a través de los tiempos" y "Animales fantásticos y dónde encontrarlos", y fueron publicados con fines benéficos.

Más recientemente salió a la venta la transcripción de la obra de teatro "El legado maldito", que narra la rocambolesca aventura de uno de los hijos de Harry y Ginny. No fue escrito por Rowling (aunque sí cuenta con su beneplácito) y tuvo una recepción tibia entre los seguidores de la saga, pero es una lectura interesante y, además, puede suponer un primer acercamiento positivo de tus hijos a la dramaturgia.

Norma Editorial ha publicado cuatro lujosos libros con fotografías y curiosidades acerca de la obra de J. K. Rowling y sus adaptaciones cinematográficas. Son imprescindibles para fanáticos.

A parte de las obras de esta autora, existen muchas sagas juveniles que pueden interesar a los lectores de Harry Potter para continuar con su afición por la lectura. Te sugiero unas cuantas de tono muy variado:

  • "Crónicas de la Torre" de Laura Gallego (4 libros).

  • "Historias de Terramar" de Ursula K. LeGuin (5 libros).

  • "Percy Jackson y los dioses del Olimpo", de Rick Riordan (5 libros).

  • "Crónicas de Narnia", de C. S. Lewis (7 libros).

  • "Septimus Heap", de Angie Saxe (7 libros).

  • "El ciclo de la Luna Roja", de José Antonio Cotrina (3 libros).

Fichas

Harry Potter para niños

Harry Potter y la piedra filosofal.

Harry Potter and the Philosopher's Stone (The Sorcerer's stone en EEUU).

Edición original: Bloomsbury, UK, 1997, 223 páginas.

Edición en español: Salamandra, Barcelona, 1998, 255 páginas.



Harry Potter para niñosHarry Potter y la cámara secreta.

Harry Potter and the Chamber of Secrets.

Edición original: Bloomsbury, UK, 1998, 251 páginas.

Edición en español: Salamandra, Barcelona, 1999, 286 páginas.




Harry Potter para niñosHarry Potter y el prisionero de Azkaban.

Harry Potter and the Prisoner of Azkaban.

Edición original: Bloomsbury, UK, 1999, 317 páginas.

Edición en español: Salamandra, Barcelona, 2000, 359 páginas.



Harry Potter para niñosHarry Potter y el cáliz de fuego.

Harry Potter and the Globet of Fire.

Edición original: Bloomsbury, UK, 2000, 636 páginas.

Edición en español: Salamandra, Barcelona, 2001, 635 páginas.



Harry Potter para niñosHarry Potter y la orden del fénix.

Harry Potter and the Order of the Phoenix.

Edición original: Bloomsbury, UK, 2003, 766 páginas.

Edición en español: Salamandra, Barcelona, 2004, 893 páginas.



Harry Potter para niñosHarry Potter y el misterio del príncipe.

Harry Potter and the Half-blood prince.

Edición original: Bloomsbury, UK, 2005, 607 páginas.

Edición en español: Salamandra, Barcelona, 2007, 602 páginas.




Harry Potter para niñosHarry Potter y las reliquias de la muerte.

Harry Potter and the Dealthy Hallows.

Edición original: Bloomsbury, UK, 2007, 607 páginas.

Edición en español: Salamandra, Barcelona, 2008, 638 páginas.



¿Y tú qué opinas? ¿Cuál es la edad ideal para leer Harry Potter?

¿A qué edad leíste tú Harry Potter? ¿Y tus hijos? ¿Qué edad te parece la más adecuada para hacerlo? Cuéntanos tu experiencia en un comentario y lo hablamos.

¿Te ha gustado el artículo?

Para no perderte ninguna de mis publicaciones puedes suscribirte a mi lista de correo. Obtendrás de regalo el ebook 9+1 libros para leer con niños, con montones de trucos e ideas para fomentar el hábito lector en los más pequeños. Por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras.

Comentarios

  1. […] olvidemos, crecieron en esta saga y para los que siempre formará parte de sí mismos. Y eso, como dije con respecto a los libros, se merece, como mínimo, un […]

    ResponderEliminar

Publicar un comentario